Skip to main content

Egresada de Biotecnología reconocida por “Mejor Tesis” de su maestría en España

Cynthia Abreu
4 March, 2024

Daniela Hernández obtuvo la calificación más alta de Máster Universitario en Biotecnología de la Universidad de Córdoba en España

SANTO DOMINGO. – Daniela Hernández, egresada de la licenciatura en Biotecnología del Instituto de Santo Domingo (INTEC), recibió un Premio Extraordinario del Consejo de Gobierno de la Universidad de Córdoba (UCO), España, por presentar el mejor trabajo de fin del Máster Universitario en Biotecnología durante el curso 2022-2023.

Hernández realizó su trabajo final de máster como colaboradora honoraria en el Grupo de Investigación “Bioquímica, Proteómica y Biología de Sistemas Vegetal y Agroforestal”, liderado por el Dr. Jesús V. Jorrín-Novo, que pertenece a la línea de investigación que estudia la biología molecular de la encina, árbol del que se obtienen las bellotas con las que se alimentan los cerdos ibéricos, materia prima del jamón ibérico, uno de los principales productos de exportación de España.

La joven de 23 años explicó a La Colmena que la encina está sufriendo los efectos de cambio climático y es víctima del síndrome de la seca, enfermedad provocada por un grupo de hongos de suelo que ocasionan el decaimiento y la muerte del árbol mediterráneo, por lo que su investigación se basó en determinar cómo, utilizando técnicas bioquímicas y ómicas, se podrían identificar plantas tolerantes al síndrome.

“La investigación que yo hice era en parte para entender la función de ciertas proteínas para evitar el efecto de muerte de la encina producto del cambio climático y de agentes patógenos que la afectan”, explicó.

Daniela sostuvo que la encina es un árbol considerado “un símbolo cultural, pero también tiene importancia económica y el hecho de que se está muriendo por este síndrome de la seca ha motivado al grupo de investigación a ayudar a mejorar la planta y ayudarla a sobrevivir a estos problemas”, enfatizó.

Hernández cursó su maestría tras recibir una beca de la Asociación Universitaria Iberoamericana de Postgrado (AUIP), entidad con la que INTEC tiene un acuerdo de colaboración. “Por ser estudiante de INTEC tuve la opción de optar por esa beca, y la verdad que fue una beca excelente que me permitió dedicarme a mis estudios completamente”, dijo.

La biótecnóloga aseguró que cursar la licenciatura en INTEC la preparó para cursar la maestría, puesto que la demanda era similar. “Las clases eran bien intensas, pero la experiencia de INTEC me tenía preparada, además tenía mucho apoyo de personas que ya habían hecho el máster”, contó.

Amor por la Biotecnología

Daniela estudiaba Ingeniería Industrial, pero algo en su corazón la llamaba a tomar otro rumbo. “Me gusta el arte, pero también la ciencia, la optimización de procesos, de hecho, cursé Ingeniería Industrial como por dos semanas y me gustaba mucho, pero sentía que quería algo más relacionado a la naturaleza y supe de Biotecnología, no sabía lo que era, pero leí el pensum. Era una carrera muy nueva con apenas tres años que se había creado, y solo la daban en INTEC. Entonces dije: ‘Bueno, me interesa, lo voy a intentar’ y la verdad que fue una muy buena decisión, no me imagino haciendo algo más que no sea eso”.

La joven considera que la carrera prepara a quienes la cursan a ser buenos de alguna forma. “Lo bueno de biotecnología es que tú puedes dedicarte a la academia, puedes escribir artículos, puedes hacer ciencia, es algo bien íntegro, no es solamente ciencia, tiene muchas facetas”, explicó. En ese sentido, señaló que la biotecnología tiene una base bien amplia pues te da la capacidad de especializarte, “al final decidí irme por biotecnología vegetal, pero pude haber hecho biotecnología médica, industrial… hay muchas vertientes”.

Daniela sueña con dedicarse a la investigación, “quiero dedicarme a entender procesos biológicos, a explicarlos y en algunos casos buscar las aplicaciones de estos procesos”, puntualizó la joven que en su trabajo de fin de grado estudió a la Pereskia Quisqueyana o Rosa de Bayahibe, que es la flor nacional.

La biotecnóloga señaló que la Rosa de Bayahibe es un cactus endémico del país que es muy único científicamente hablando, no solo culturalmente. “Es un cactus con hojas y eso impulsó mucha curiosidad en mí para hacer un estudio que se llama “proteómica”, básicamente entender el compuesto de proteínas que tiene, con el propósito de hacer una descripción que en su momento fue la primera que se hizo de la especie, la cual en su hábitat natural está prácticamente desaparecida y el tipo de estudio molecular y otros más podrían ayudar a su conservación”, destacó.

Valoró que las chicas estudien carreras STEM derribando las barreras que crean los sesgos culturales y de crianza “Desde el colegio deberíamos impulsar a las niñas a que aprendan lo que es la ciencia, lo que es la tecnología, las matemáticas o ingenierías, y claro, biotecnología. Que sepan que también pueden dedicarse a lo que ellas quieran”, concluyó.



Artículos Relacionados

Disfruta de los clásicos de Disney con Desenchu…

El grupo estudiantil de canto presentó en el Campus el re…

Lo que están haciendo las empresas para garanti…

En el marco de la sexta bienal Diseño República Dominican…

Apoya a Starlin Ruiz con un like y un comentari…

Starlin Ruiz, estudiante de Ingeniería Biomédica represen…