Colaboraciones

Plátano power: ¿mito o realidad?

Por: Colaborador - marzo 31, 2017

Aunque el equipo dominicano no pudo repetir la hazaña de alzarse con el trofeo del Clásico Mundial de Béisbol, el fenómeno “plátano power”  se mantiene vivo entre los dominicanos que luchan cada día por destacarse en distintos ámbitos

Por: Dr. Jimmy Barranco, Médico Bioquímico-NutriólogoCoordinador Especialidad y Maestría en Nutriología Clínica, INTEC)

SANTO DOMINGO.- El plátano es un alimento que procede de las Islas Canarias, pertenece a la familia de las musáceas, y se cree que en su hábitat natural fue desarrollado por hibridación de dos especies silvestres: Musa acuminata y Musa balbisiana. Es el cuarto cultivo del mundo, y constituye una fuente importante de hidratos de carbono (carbohidratos) en África, Asia, América Central y el Caribe, donde se consume como un platillo principal.

Algunos indoctos dicen que el plátano contiene “bruteína”. Sin embargo, en 100 gramos de porción comestible de plátano hay: 32 gramos de carbohidratos, 499 mg de potasio, 37 mg de magnesio y 34 mg de fósforo; 1,127 UI de vitamina A (37.5% de los requerimientos diarios), 18.4 mg de vitamina C (31% de los requerimientos diarios), 0.3 mg de vitamina B6 (23% de los requerimientos diarios), y 2.3 g de fibras.

Durante el Clásico Mundial de Beisbol el pueblo bautizó a este alimento como “plátano power”, asumiendo que le confiere potencia a nuestros peloteros. ¡Vox populi, vox Dei!. Pues, la glucosa del plátano es el combustible energético preferido por el músculo, por los glóbulos rojos al oxigenar los tejidos; y por las neuronas para pensar con lucidez. Esa energía de la glucosa  es convertida en trifosfato de adenosina (ATP), cuya síntesis requiere fósforo, magnesio y potasio, presentes en el  plátano.

Las vitaminas A y C del plátano, participan en la reparación de los desgarros musculares que ocurren durante las actividades deportivas; actuando, además, como antioxidantes contra los radicales libres, liberados en el ejercicio físico. El plátano es rico en vitaminas del complejo B, especialmente piridoxina (vitamina B6), cuya acción antioxidante reduce los niveles elevados de homocisteína (factor de riesgo cardiovascular) producida durante el ejercicio. Esta vitamina previene la neuritis; y, junto a la vitamina C, corrige la anemia causada por la destrucción de glóbulos rojos, cuando los pies comprimen con fuerza el suelo.

Para evitar la pérdida de estas vitaminas durante la cocción, el plátano debería hervirse con su cáscara. El plátano verde  debe consumirse antes del juego, porque es rico en fibras y almidón de absorción lenta; lo cual permitiría almacenar suficiente cantidad de combustible (glucógeno hepático y muscular), para evitar la hipoglucemia durante la competencia. El plátano maduro debe ingerirse después de la competencia, debido a que su alto contenido  de sacarosa (azúcar de absorción rápida) corrige mejor  la hipoglucemia, y ayuda a recuperar las reservas agotadas de glucógeno.

El “plátano power” recobró protagonismo en la gala de los pasados Premios Soberanos cuando los merengueros Juan Luis Guerra y Jhonny Ventura concluyeron su participación con la flecha característica del fenómeno creado por el lanzador Fernando Rodney.

 

Colaborador

...

Actualmente no hay comentarios sobre Plátano power: ¿mito o realidad?. Quizás le gustaría añadir uno de los tuyos?

Deja un Comentario

Close