Investigaciones

El café como compañero de estudios…

Por: Carmen Matos - junio 26, 2013

Para aumentar su rendimiento, muchos alumnos consumen bebidas con efectos nocivos a la salud y adquieren malos hábitos alimenticios

Imagina este escenario. Son las 11:50 P.M. un día cualquiera de la séptima semana, y estás en casa de un compañero estudiando en grupo. Cuando los ánimos han bajado y estás a punto de desfallecer, uno de tus amigos saca del refrigerador un six pack de bebidas energizantes (energy drinks), con la promesa de que son la fórmula para mantenerte alerta y tener éxito en la sesión de estudios. ¿Te ha pasado?

Cada vez es más común que, debido a las presiones que sentimos cuando deseamos que nos vaya bien en las clases, tengamos la idea de que se necesitan “refuerzos extra”, y acudimos al café, alcohol, refrescos, cigarrillos, pastillas para la memoria y otros “remedios”, que en vez de ayudarnos podrían lanzarnos a un peligroso círculo vicioso.

Por ejemplo, expertos han descubierto que la cafeína (presente en el café, refrescos y bebidas energizantes) es una sustancia psicoactiva que al consumirse en exceso puede crear adicción y otros efectos nocivos como nerviosismo, irritabilidad, ansiedad, mareos, insomnio y náuseas. También existe riesgo de taquicardia y temblores, así como daños severos a los riñones, hígado y sistema circulatorio.

La buena noticia es que hay opciones de alimentos y bebidas que mejoran nuestros niveles de atención y concentración para estudiar, pero sin el temor por efectos secundarios dañinos. Entre éstos está la manzana, los arándanos, el té verde, el chocolate negro, el salmón y la avena. También se recomiendan las nueces, tomar mucha agua y el plátano (¡mangú power!), que por su alto contenido de potasio te da la energía necesaria para soportar largas horas de estudio.

Investiga sobre los posibles efectos secundarios del consumo regular de medicamentos para la memoria antes de tomarlos y consulta a un especialista.

A continuación algunas buenas prácticas y recomendaciones para mejorar tus hábitos de estudio:

  • Busca un lugar bien iluminado, ventilado y cómodo, donde no haya interrupciones.
  • Diseña y mantén un horario de estudio. ¡Crea el hábito de aprender!
  • Ten a mano todos tus textos, apuntes y bibliografía de apoyo.
  • Aliméntate bien antes de estudiar. Así garantizas tu concentración y rendimiento.
  • Lo ideal es no tratar de estudiar demasiado contenido por sesión. Por eso, repasa siempre después de cada clase y trata de leer material para la próxima.

[polldaddy poll=7208274]

Carmen Matos

Periodista por pasión, ciudadana por convicción y ser humano en constante evolución. "Soy realista, creo en lo imposible"

...

Actualmente hay ... en El café como compañero de estudios…. Quizás le gustaría añadir uno de los tuyos?

Trackbacks & Pingbacks

  1. El café como compañero de estudio...
  2. Angela Vanlods

Deja un Comentario

Close