Skip to main content

¡Volvió Güiby, la carey de Güibia! Rescatan sus huevos para incubarlos en el Acuario

Colaborador
5 September, 2012

[sws_red_box box_size=”310″] Yolanda León, PhD, profesora investigadora de INTEC / yolanda.leon@intec.edu.do
[/sws_red_box]

La noche del viernes 30 de agosto la zona de Güibia recibió a un visitante poco usual: la tortuga carey bautizada como “Güiby” por su fidelidad a poner sus nidos en la playa de Güibia cada dos años, en pleno corazón del Distrito Nacional. Güiby fue reportada por varios ciudadanos presentes en el área, incluyendo uno que confiesa haberse espantado cuando la vio por su gran tamaño. Por suerte, hicieron contacto con el Ministerio de Medio Ambiente, quien acudió para trasladar los huevos, dada la alta probabilidad de que en un lugar tan concurrido fueran saqueados. Lamentablemente, los huevos de carey (Eretmochelys imbricata) en República Dominicana gozan de una fama inmerecida de ser potentes afrodisíacos, algo que se ha comprobado ser una sugestión mental y no algo real.

Los huevos del nido de Güiby fueron excavados y trasladados por expertos del Ministerio, Grupo Jaragua e INTEC, y serán incubados en el Acuario Nacional. Mientras se excavaba el nido para su traslado, varias personas que andaban por la zona demostraron interés en tomar parte de los huevos para “ver si era verdad todo lo que dicen acerca de ellos”, pero por suerte se les pudo explicar la falsedad de esta creencia y desistieron de sus intentos.

Parte del equipo y representantes de instituciones que ayudaron en el rescate de los huevos.
Las tortugas carey ponen sus nidos entre medio y un metro de profundidad bajo la arena y les gusta mucho la vegetación nativa para que les den sombra, tales como la uva de playa y la suriana. En promedio, las careyas ponen unos 130 huevos en cada nido, pero esta cantidad aumenta según su tamaño y condición nutricional. Por esto pensamos que Güibi debe ser una careya grande y posiblemente vieja.
Biólogos que trabajaron en el rescate de los huevos. Yolanda es profesora investigadora de INTEC, miembro del Grupo Jaragua y es la coordinadora de país de la Red Caribeña para la Conservación de las tortugas marinas (WIDECAST). Omar es biólogo en el Viceministerio de Recursos Costeros y Marinos, del Ministerio de Medio Ambiente.
La excavación se realizó a las 11 de la noche y tomó aproximadamente una hora detectar la cámara de huevos y sacarlos con cuidado para no afectar a los futuros los embriones.

Lamentablemente, este fuerte interés por los huevos de carey ha provocado la casi extinción de sus poblaciones anidantes en toda la costa dominicana. Por esto, queremos resaltar el mérito de las personas presentes que se encargaron de proteger a este nido hasta la llegada de los biólogos, estos son: los hermanos Miguel Angel y Claudio Martínez Frías, el Primer Teniente Ramírez Morillo Morillo y el Sargento Franklin Chalas. Los biólogos que manejaron el nido fueron Yolanda León, profesora investigadora del INTEC, encargada del Laboratorio de Percepción Remota y parte de Grupo Jaragua, y Omar Reynoso, del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Aunque ya había regresado al mar cuando llegaron los biólogos, el total de huevos del nido de Güiby ascendió a 215, sugiriendo que se trata de una careya bastante grande, algo también evidenciado por la huella que dejó. Se estima que podría tener más de 40 años de edad. Los huevos fueron llevados al Acuario Nacional por órdenes del Ministerio de Medio Ambiente donde serán incubados en los próximos dos meses aproximadamente en una neverita plástica hasta su eclosión, y entonces serán llevados de nuevo a la playa de Güibia, donde fueron puestos.

Güiby es un patrimonio de la ciudad de Santo Domingo que merece ser preservado por todos los capitalinos.



Artículos Relacionados

INTEC celebra Día Mundial del Reciclaje con est…

A través del proyecto del Centro de Gestión Ambiental (CE…

INTEC realiza primera Muestra de Cine de la India

El evento inició con la proyección de la aclamada películ…

La Guerra de Abril: Un Punto de Inflexión en la…

Escrito por Leandro Silverio, egresado de la Licenciatura…