Por: Colaborador - marzo 26, 2020

Autor: Jimmy Barranco Ventura/ coordinador de la maestría en Nutriología Clínica 

Anochece, y el sol encadenado

desfallece en la cárcel de un agente

que invisible aparece, y de repente

al brillante astro rey ha destronado.

Coronado de espinas el malvado

difumina un veneno en el ambiente.

No hay antídoto, y ¡muere tanta gente!

¡Cuarentena!…y el mundo desolado.

Prodigarnos amor es un gran reto;

muy cercanos, y dos metros distantes

abrazarnos en medio del dolor.

El abuelo no ha vuelto a ver su nieto

y un abismo separa a los amantes

No hay caricias, no hay besos ni licor.

-¿Hasta cuándo, oh Señor?

No hay aliento y se apaga nuestra voz.

-¡Estad quietos! Sabed que YO soy Dios!

Colaborador

...

Actualmente no hay comentarios sobre COVID-19. Quizás le gustaría añadir uno de los tuyos?

Deja un Comentario

Close