Colaboraciones

Desde Andrómeda

Por: La Colmena - junio 06, 2016

A propósito de la celebración del Día del Medio ambiente, compartimos el relato de nuestra egresada de Ingeniería Industrial Karilyn M. Ruiz, que fue premiado con el primer lugar en el concurso internacional “Efecto Mariposa” de La Rioja, España

¡Espirales! – he gritado-, por fin resolví las ecuaciones que me llevarían a conocer ese lugar del que todos hablan. Ese planeta lejano pintado de verde y azul, bañado por el amarillo de los rayos de su sol. Ese ente que gira cada segundo y cada hora; sin importar cuantas supernovas exploten a su alrededor y cuantos meteoritos desaparezcan; sigue rotando cual bailarina de ballet en su acto sublime.

¡Espirales! -he vuelto a gritar-, y es que en nuestra galaxia, Andrómeda, solo soñamos con visitar la tan conocida Vía Láctea, en la que existe ese famoso planeta Tierra. Donde no hay fronteras. Donde el perfume de la aurora se mueve suavemente y acaricia la piel, sin importar su color ni textura. Donde el único idioma es la sonrisa y la mayor riqueza el amor.andromeda
En ese instante, salgo del dispositivo de sueño automático, cual átomo estimulado a la velocidad de la luz. Me levanto. Sonrío. Contemplo una nebulosa brillante a través de mi ventana y me pregunto cómo pude completar la pieza faltante para el viaje intergaláctico hasta el planeta de la equidad y la justicia.

Miles de años luz después, me encuentro suspendida. Orbitando sobre la Tierra, observo su grandiosidad. Me acerco. Veo un niño descalzo, un joven en esmoquin; un vendedor tímido, una joven que lo ignora; una madre protegiendo a su bebé y un vehículo que la esquiva violentamente.

¿Qué es lo que veo?, ¿Dónde está el amor y la igualdad de la que tanto hablan? Debe ser efecto secundario del viaje. Me muevo un poco más hacia occidente. Veo risas, alegría, luces. Hago un giro. Veo desiertos, veo hambre; ansiedad y tristeza. Mi corazón se quiebra. Enmudezco.

¡No lo resisto! ¿Que le ha sucedido a los terrestres? Debo arreglarlo, debo cambiarlo. Me dirijo hacia la tierra. Todos me ignoran. Lloro sin consolación y luego escucho una voz. ¡Tranquila! -susurra mi madre-, era solo un sueño. Hace muchos siglos, la Tierra se consumió a sí misma.

La egresada de Ingeniería Industrial Karilyn M. Ruiz.Karilyn recibió como premio un lector de libros electrónicos y la publicación de su relato en la revista de Desarrollo de la Comunidad Autónoma de La Rioja (CONGDCAR). 

Con el concurso la CONGDCAR quiere concienciar a la sociedad sobre la importancia de nuestros actos cotidianos en la construcción de un mundo mejor. Por ello utiliza la frase “el simple aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo”, que es una interpretación de un proverbio chino, que traducido a la vida cotidiana trata de enseñarnos que nuestros comportamientos diarios tienen consecuencias que van más allá de nuestro entorno. Esas consecuencias pueden ser positivas o negativas, solo ese pequeño aleteo en una parte del mundo que puede provocar tornados o ciclones en  otra.

 

Foto: https://i.ytimg.com/vi/0-4XOCGHfLo/maxresdefault.jpg

La Colmena

...

Actualmente no hay comentarios sobre Desde Andrómeda. Quizás le gustaría añadir uno de los tuyos?

Deja un Comentario

Close