El Campus

Amores con un inteciano y otros derivados de la tayota

Por: Khayssy Cruz - febrero 24, 2012

No hay dudas, la tayota es perfecta para describir qué es tener amores con un estudiante de INTEC. O quizá lo sean otras especies vegetales no comestibles, a juzgar por la afirmación de una de nuestras entrevistadas, quien simplemente lo resumió así: “Soy inteciana y yo no tendría amores conmigo misma”.

Les cuento: Soy inteciana desde 2008 porque trabajo aquí. Desde entonces me oponía a la teoría de que los estudiantes de INTEC solo pueden mantener relaciones con su misma especie. En mayo de 2011 esta hipótesis comenzó a flaquear. Queriendo ser la más Super Woman de la bolita del mundo decidí “felizmente” inscribirme en una de las maestría de la universidad, y desde entonces estoy tirada en la boca del lobo y convertida en una real inteciana, moviéndome del aula a la biblioteca y, lo que es peor, de lunes a lunes… ¡auch!

Nunca imaginé que mi fabulosa vida social podría pasar a un segundo plano. Pero, ¿Y mi novio? Ese mismo con el que ya llevo poco más de 6 añitos, a quien veía a diario para salir al cine, ir a algún juego, cenar, compartir con amigos o sentarnos por horas a vernos las caras y hablar lo mismo. ¿Él? Bueno, aparte de agregar una línea más a su ceño y rabiar más que cualquier canino cada vez que me llama fuera de horas de clases y recibe un: “baby hablamos luego, que estoy haciendo una práctica”; él, creo que a estas alturas anhela mi graduación (para la que falta más de un año) mucho más que yo.

Confieso que me ha costado llevarlo a la compresión de que estos tiempos en los que no nos vemos contribuirán mucho a mi crecimiento profesional. Sí, ya lo ha entendido (un milagro), aunque el rabiar se ha mantenido en un vaivén, mientras yo sigo, hasta nuevo aviso, en INTEC, un sábado a las 6:45 de la tarde, brechando por Facebook y bbm las parrandas del pueblo.

El lado bueno de este proceso es saber que es una experiencia compartida con muchas otras personas, lo que me lleva a confirmar que la teoría mencionada al principio tiene con qué sustentarse. Tengo compañeros que día y noche culpan a INTEC por el fracaso de sus relaciones con otras especies de estudiantes.

Para los que aún no han tenido su propia experiencia, les regalamos unas advertencias posteadas en nuestra página de Facebook. Léanlas bien, son importantes a la hora de lanzarse a vivir una aventura similar:

  1. El tiempo no depende de ellos, sino de INTEC.
  2. No todos los fines de semanas son de rumba.
  3. No se asuste si su novio inteciano empieza a hablarle de la 5ta./8va./9na./11ava. semana y usted, ni idea de los que está hablando.
  4. El poco tiempo que tengan juntos… ¡Aprovéchelo! Pueden durar semanas sin verse.
  5. Cuando escuche que su novio cayó con Campusano, Piedra, González, Cabrera, Torres, Scott, entre otras yerbas, prepárese para consolarlo. Sea buena pareja.
  6. En vacaciones (si se pueden llamar así), no atosigue a su novi@…necesita “resetearse”.
  7. Su pareja tendrá el verdadero “tigueraje”. Admitámoslo, en INTEC se aprende de joseo.
  8. Nada de celos disque porque su novi@ dura horas y horas estudiando donde un pana o un amiga…culpe a INTEC y beba agua.
  9. Lo más importante: Cuando inicie el trimestre en INTEC, coja un calendario y señale estas semanas, 5ta (primeros parciales), 8va (segundos parciales), 9na (semana de retiro) y 11ava (exámenes finales). Sepa que durante esos días usted debe andar por abajito, sobre todo en la 9na. Si está consciente de que no le ha ido bien, en esta semana pueden ocurrir discusiones estúpidas y como ya hemos dicho…comprenda.

Historias de amor y desamor

Juan Daniel Ureña, Ing. Civil.

¿Qué te digo? Ella me discutía porque quería que estuviéramos juntos y yo siempre estaba estudiando, amaneciendo. Después empezó con que yo tenía a otra.  Todo duró hasta el momento en que  le pedí ayuda con un resumen  y ella simplemente respondió: que te ayude el profesor o tus amigos. Es más, pídele ayuda al rector:  con ellos es que te pasas las 24 horas.

Sara Inés Martínez, Administracion de Empresas

 Tienes sus pros y sus contras. Por un lado está el tener que esperar que el salga de las cuatro materias del día, más el laboratorio, más las amanecidas en casa del amigo que lo va a ayudar en el final… Y por otro lado, está la chulería de desayunar, comer y cenar juntos: INTEC aporta a la unión de la relación. A un trimestre para terminar nuestras carreras, ya los novios no existen más porque INTEC aportó su granito de arena para que hoy estemos felizmente casados. 

Karla Mateo, Ing. Industrial.

Cuando él estaba libre yo estaba amaneciendo por culpa de Automatización de Procesos. Sábados, domingos y cualquier día de la semana. No pudimos mantener la comunicación por el tiempo
que me consumía INTEC.

Pamela Mirabal, egresada de Medicina

A mi novio lo conocí en INTEC. Fue una experiencia súper interesante, pues imaginen el tiempo que hay que dedicarle a la carrera de Medicina, y más aun si es en el INTEC. Ambos sabíamos que no teníamos tiempo para muchas cosas, así que aprovechábamos todos los pequeños momentos, nos hicimos los mejores compañeros de estudios, los mejores aliados en los grupos, los mejores amigos y de paso los mejores cómplices. En mi caso, que mi novio fuera un interciano fajao, sin tiempo a veces ni para ir a la barbería fue lo mejor que me ocurrió

Dorian Feliz, Medicina

Solo tenemos 3 meses, y hasta el momento hemos sobrevivido. No sé si es muy rápido para considerar que la prueba ha sido superada, pero nos ha ido bien. Creo que hemos sabido diferenciar y respetar
entre tiempos de estudios y vida personal. A pesar de eso, no puedo negar que casi siempre él me dice que mi cabeza solo está en Histología.

María Alejandra Majluta, egresada de Economia

No era difícil vernos y teníamos la ventaja de que tomábamos todas las clases juntos y podíamos ayudarnos con las tareas y los estudios. Nos veíamos todos los días en la uni (yo iba a clase para estar con él y a veces nos escapábamos juntos al bosquecito).

Luvil González, egresada de Mercadeo

El inteciano es analítico, priva en serio… Mi primer novio en INTEC (ambos éramos intecianos) terminó conmigo por falta de tiempo. Pero como yo también soy inteciana, ese trimestre, después de que me botaran, me volqué en los estudios de tal manera que saqué A en las 6 materias. Pero no todo es malo: siempre te pueden sorprender con flores en la plazoleta, puedes compartir atardeceres en el bosquecito, o par de besitos en la Biblioteca.  

Khayssy Cruz

Comunicadora Social y maestra de ceremonias que se desempeña en voces comerciales y gestión de comunicaciones. Además de laborar en el Dpto. de Relaciones Públicas del INTEC y de ser una locutora frustrada, tiene una adicción al chocolate difícil de comprender.

...

Actualmente no hay comentarios sobre Amores con un inteciano y otros derivados de la tayota. Quizás le gustaría añadir uno de los tuyos?

Deja un Comentario

Close